jueves, 12 de marzo de 2009

Y ahí estaban...


Y ahí estaban...
los cachorritos se durmieron
junto a su madre....

Y llegó...
sin importar la hora
sin importar el tiempo...
sin importar el querer.

Y atacó...
destruyendo las ganas,
destruyendo el corazón,
destruyendo el alma,
destruyendo el querer.

Y ahí estaban...
los cachorritos seguían durmiendo
pero su madre....
ya había muerto.

6 comentarios:

Adrisol dijo...

cuándo empezé a leer, jamás pensé que iba a terminar así!!!!!!!!!
que tristeza, Dios mío.................
un abrazo melancólico,claro

ana dijo...

Pues vaya, hay que jorobarse. ¿Quién cuidará a los cachorros? Dime....
Un beso muy fuerte.

Lucía dijo...

Destruir sólo por maldad, robando todo, qué triste.
Ahí quedarón, dormidos, sin saber que les habian robado lo mejor...
Precioso, Siab.
Un beso.

Arwen dijo...

Que triste mi princesita...pero asi es la naturaleza...tenemos que aprender a sobrevivir en esta loca y cruel vida!!! besitos

© Lilium - Lilith dijo...

Sabes que te quiero no es cierto?

Cómo me gustaría que tanta vileza no te alcanzase jamás:)

Te dejo muchos besos amiwissss!!!!!!

De cenizas dijo...

Vaya mazazo¡¡¡¡

Sobrevivirán... la fuerza de la vida les acompaña.



besos