miércoles, 26 de enero de 2011



Aprendí a callar y a no decir jamás ante tus ojos cuanta falta me hacen esos instantes donde tu vos recorría mis sentidos y tus ganas  me arrebataban los sueños perdiéndome entre tu imagen y mis dedos....

2 comentarios:

beker dijo...

Yo amiga prefiero llamar al amor... Un abrazo grande, siempre tus palabras llegan a los sentidos

De cenizas dijo...

Callar la voz no significa no comunicar.... si no lo quiso entender, o no supo, él se lo pierde.


besos