miércoles, 7 de diciembre de 2011





Sentados de frente...
hablamos del tiempo,
hablamos de los amigos,
y hablamos de nuestros sentidos...


y yo solo recuerdo...
como mi mente te imaginaba
besando mis labios,
como mi mente te imaginaba
tocando mis manos.


Por un instante
fuiste cómplice de mi imaginación,
por un instante
fuiste cómplice de la seducción.


Y así pasaron...


Dos horas y media sumergida en tu mirada...
dos horas y media perdida en el tiempo
y sin importar nada...

1 comentario:

De cenizas dijo...

¡Y toda una vida puede pasar así!



besos