viernes, 16 de diciembre de 2011




Tu cuerpo...
velero de mis aventuras,
velero de mis emociones,
velero de mis sensaciones.


Tu cuerpo...
surcando tu silueta,
navegando los deseos,
cruzando nuestros mares.


Tu cuerpo...
recibiendo viento de través,
embarcando en cada beso
con el timón del deseo.


Y el mar se vuelve cómplice...
con el va y ven de las olas,
envolviendo cada gemido
haciéndonos uno mismo.

1 comentario:

Ricardo Miñana dijo...

Un poema lleno de emociones,
que estas fechas tan entrañables tengas unas ¡felices fiestas!.
un abrazo.