domingo, 17 de febrero de 2013



Olvido cielo
Tantos atardeceres...
Viviendo intensamente
Ocasos en mi piel...

3 comentarios:

Verso a beso dijo...

La geografía de la piel acoge preciosos ocasos y cálidos amaneceres.


Bss

Maysolecita dijo...

Siempre intensa, siempre pasional. Me gusta que seas así.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Sylvia:

Acabo de llegar a tu blog y me he encontrado con tu poesía que, en principio, me ha causado muy grata impresión.
Me gusta el micropoema en donde el ser pierde el horizonte y la dicha de los atardeceres aturdido por el otoño de la piel, ese proceso de acomodamiento de la piel a otra y quizá la última etapa de la vida.
Puede ser amiga mía que esos atardeceres en tu piel sean dignos de recordar siempre si nos acostumbramos a recibir con naturalidad nuestra metamorfosis de la vida.
Bello e intenso poema!
Recibe mi saludo desde Suecia.