miércoles, 21 de agosto de 2013


El calor de tus manos en mi cuerpo surcan el deseo en los poros de mi piel, llevándome al desquicio de desgarrar cada segundo del jugueteo entre tus dedos y mi sexo.

El calor de tus manos en mi cuerpo se entromete en el sentir hasta lo más profundo de las entrañas, hasta lo más profundo de los pensamientos donde surge el instante preciso en el que me arrancas el suspiro convertido en grito.

El calor de tus manos al rozar mi entrepierna empapa de deseo las ganas... si mis ganas...

No hay comentarios: