viernes, 6 de junio de 2014


Mirar el cielo y escuchar el silencio, donde domina el aliento del último deseo de poseer tu cuerpo... y mantener la mirada contemplando el camino de las nubes que inhalan y exhalan al viento mientras se hacen el amor en un suspiro de emociones, provocando una fuerte lluvia de alegría... que moja mi piel recordándome que estoy viva.