jueves, 4 de febrero de 2016

Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Octubre 2015
Reto: Escribir una historia de miedo.




Salgamos a jugar



Le he preguntado al de los ojos bonitos si ya terminó de usar el teléfono, él me mira extraño y yo me siento a esperar...

¡Aguarda! No te vayas por favor... ¿Por qué no entienden? Ellos nunca entienden y yo aún siento este frío que se me metió por las venas  recorriendo cada milímetro de mi cuerpo hace ya... No sé cuánto tiempo ya...

Mis piernas son hermosas, eso solía decir mi madre, claro, cuando podía moverlas, ahora aquí sentada he olvidado cómo caminar, no debe ser tan difícil... Creo.

Si mis brazos muevo de arriba abajo, mis piernas podrían obedecer algún día... Algún día...

¡Mira mi vestido nuevo! Le dije a la niña que se paró frente a mi, ella no me mira, ¡ella tiene que mirarme! Yo voy a hacer que me mire... ¡Hey tú! Voltea que no le hablo a la pared... Ha volteado, ¡sí, me está mirando! ¿Verdad que mi vestido es hermoso?... ¡Hey, ten cuidado! ¡No puedes tomarme así! Aunque me gusta caminar contigo... ¡Sí! llévame a caminar... esto me ha gustado... ¡Oh sí! Me gusta...

Pero que inda casa y que lindo cuarto tienes... Eso de allá ¿qué es? ¡Mira por la ventana! Empieza a meterse el sol... ¡Oye! Deja ese teléfono y hazme caso... ¡No! No me dejes tirada ¡Yo solo quiero caminar de nuevo contigo, y tú... 

¿Cuánto tiempo ha pasado ya? Creo que mi vestido tiene un poco de polvo ¡Qué grande te has puesto! ¿Me llevas contigo? ¡No te vayas de nuevo! ¿Por qué me has dejado?

¡Hola! ¿Tú quién eres? Nunca te había visto por aquí, que linda sonrisa y que ojos tan brillantes, ¡Me llevas a caminar! Sabes que me gusta caminar, y que llevo mucho tiempo en esta porcelana encerrada...

No te duermas y llévame contigo, ¡Qué no te duermas he dicho!

Bajaré la escalera de algún modo, 1...2...3... un brinco daré 4...5...6... y así bajaré, 1...2...3... un brinco daré 4...5...6... y a la cocina llegaré... Un cuchillo filoso ¡Sí! Esto me puede servir... Ahora necesito algo con que pegar... ¡Ya sé! 1...2...3... Un brinco daré 4...5...6... Y a la sala llegaré ¡listo! Un poco de hilo y esta aguja me pueden servir...

1...2...3... Un brinco daré 4...5...6... Y la escalera subiré 1...2...3... Un brinco daré 4...5...6... Y a tu lado estaré

Hoy he decidido que no voy a esperar más, quiero caminar y ver el mundo de nuevo

Hey, niña de los ojos brillantes, voy a tomar tus piernas prestadas... ¿Por qué me miras así? No te va a doler... Te lo prometo, no duele... A mi no me dolió cuando me repararon, tendré que amarrarte si te mueves tanto...

No me mires así... tus ojos... tus ojos son lindos pero tendré que cerrarlos para que no me mires...

1...2...3... Una puntada daré 4...5...6... Y tus ojos cerraré
1...2...3... Un poco cortaré 4...5...6... Y la sangre lavaré
1...2...3... Un poco coseré 4...5...6... Y nuevas piernas tendré!
Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Agosto 2015
Reto: El título tiene que ser de alguna canción, lo que escriban podrá o no estar relacionado con la letra de la misma

Cómo lo haces tú
                                         Norka



No sé cómo lo haces...
no sé dónde empiezan las miradas
ni dónde terminan las ganas,
no sé en qué instante me distraje.

No sé cómo lo haces...
no sé por dónde empezaste
ni en qué momento me robaste
el último suspiro de aliento...

No sé cómo lo haces...
no sé cómo me ignoras, 
cómo me olvidas,
después de arrancarme la vida...
Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Julio 2015
Reto: Escribir un acróstico eligiendo un nombre o una palabra cualquiera, en prosa o verso.

ABC Entre tu piel...


Misterio...



Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Junio 2015
Reto: Elegir para nuestro escrito el primer o el último día de vida.



Sin pedir permiso...

Ahí estaba ella, frente al espejo, su pelo rizado y el flequillo apenas dejaba ver el azul de sus ojos... 

Era la última imagen que Antonio tenía, y ahí estaba él al frente, abrazando su recuerdo sin cuerpo, oliendo el perfume sin aroma de quien había sido su mejor amiga y compañera por más de 60 años...

Aquella mañana había entregado a su última hija a quien por ahora sería el dueño de su vida, ya no tenía una obligación de despertar a las 5 y poner el café, ya no tenía a quien atender y con quien pasar las horas jugando ajedrez para que la noche llegue sin pedir permiso... Y por la mañana el aroma del café despierte el recuerdo de su querida Elsa... Quién ya lo había dejado años atrás.

Antonio fue a su recamara y de un viejo ropero sacó el saco con la solapa lustrosa por los años pasados.

Regresó donde ella lo esperaba y con un suspiro de ánimo le guiñó un ojo sabiendo que ella entendería la emoción y el secreto que esta llevaba envuelta.

Antonio le dió un sorbo a su café, entró y sacó varias carpetas importantes dejándolas en el viejo escritorio...

Salió al jardín y cortó como cada mañana 3 margaritas blancas y las puso con cuidado en el florero junto a la luna que guarda el reflejo de su Elsa quien le sonreía todos los días.

Regresó a su habitación y abrió el cajón donde guardaba el arsenal de medicamentos para la vejez que le llegó sin pedir permiso...

Los llevó a la cocina y uno a uno fue echándolos a un gastado mortero donde podía visualizar la sonrisa tan llena de vida de su Elsa.

Terminó y se sirvió un whisky Macallan que había comprado un par de meses atrás justo para ese momento... Pasó al comedor donde ya había puesto la mesa para dos y donde las flores no podían faltar para alegrar el reencuentro...

Se sirvió un poco de pasta y ensalada, entre cada bocado bebió un pequeño sorbo para brindar...

Así pasaron los primeros minutos...

Al amanecer su Elsa lo abrazaba y ahora la imagen tenía cuerpo y el perfume aroma... Su piel... tan... Su piel...
Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Mayo 2015
Reto: La autora de esta pintura se llama Ana Albornoz.
La mujer que en ella aparece es quien ustedes quieran que sea y tiene la historia que quieran darle



La última función

El telón había cerrado, el teatro lleno y Ana, segura de haber dado la mejor función de su vida, tomó las manos de sus compañeros para agradecer al público en cuanto abriera el telón de nuevo. Y ahí estaría él, parado en primera fila con las orquídeas que sabía a ella
le gustaban tanto, ya se veía celebrando entre sus brazos.

El telón abrió y la gente gritaba sin dar respiro por aquella última presentación de la temporada, sin duda la mejor de su vida.

Siguió sonriendo y agradeciendo mientras su mirada recorría cada asiento, solo bastaron unos segundos, unos cuantos y sutiles segundos para que Anna se diera cuenta que el asiento estaba vacío, él no había llegado, nunca estuvo ahí.

Le llenaron de flores y regalos, los aplausos y los gritos eran tantos que ensordecerían a cualquiera... Pero no estaban sus orquídeas, ni sus aplausos, y el vacío empezó a llenar su alma hasta que llegó al camerino y para no hablar con nadie se encerró en el baño y lloró en silencio lágrimas de soledad, lágrimas de dolor y de rabia por su ausencia.

Lo que Anna no sabía era que Manuel había dado su último suspiro de vida afuera de la florería con sus orquídeas moradas entre los brazos y con la sonrisa de Anna en su mirada.
Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Abril 2015
Reto: Microcuento.
Tema: Perder no es una opción
Instrucción: Un texto con u máximo de 5 líneas en Arial 12




Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Enero 2015
Reto: Escoger tema:    a) La chica de las pecas lamentó su suerte
                                     b)La monja aceptó la apuesta




La chica de las pecas lamentó su suerte cuando despertó bajo ése suave edredón blanco y al voltear, la almohada junto a ella se encontraba vacía... Tal vez pudo ser el sueño más escalofriante y tentador que haya tenido en su vida.

Se había visto dentro de los brazos de aquél hombre, al que había conocido apenas unas horas antes bajo la lluvia de la noche fría del invierno más denso del que podía tener memoria.

Aquel hombre, al verla caminar sin rumbo y empapada, la había invitado a subir a su Bentley negro y ella, sin saber por qué, simplemente aceptó.

Lo siguiente que podía recordar era verse en un vestido por demás sensual ante cualquier mirada, y si lo intentaba un poco más la imagen de ese apuesto hombre ofreciéndole una copa de vino podía romper el encanto al pensar que pudiera darle alguna droga.

Se incorporó sin salir del todo del edredón blanco al darse cuenta que se encontraba totalmente desnuda.

No podía gritar ante tanto lujo a su alrededor, nunca había visto una habitación de ese tamaño, ni siquiera podría haber imaginado en sus juegos de niña dormir en una cama tan simplemente perfecta.

Pero el encanto se rompió al querer saber qué había pasado con ella y por qué se encontraba en ese estado dentro de lo que podría ser el sueño de cualquier mujer.

El olor de unas orquídeas entraba por la ventana y este le recordaba cada beso que no podía detener sobre su piel, las caricias que le había dejado podía sentirlas al grado de tener que escabullir su mano bajo el edredón y empezar a tocar su sexo... no podía detenerse... con tal sencillez apretó sus pezones y en un instante, sin darse cuenta, volvió a sentirse viva.

Se levantó enredando el edredón en su desnudo cuerpo y con un poco de vergüenza por si alguien la estaba vigilando, volteó a cada rincón de la habitación. Se dirigió al tocador donde se sentó a cepillar su cabello, sin saber por qué lo hacía. Ahí estaba ella y sus pecas desnudas en la habitación tratando de entender en una ráfaga de segundo por qué en su blanco y alargado cuello se encontraban dos singulares marcas. No le dolían, no podían doler, y por extraño que parezca su piel era aún más blanca de lo normal, podría decirse, tal vez, un poco porcelanizada por la luz del invierno que entraba por la ventana.

Se incorporó al escuchar abrir la puerta detrás de ella y al voltear ahí estaba él, tan perfecto y tan hombre, quien no pudo disimular mirar su cuerpo desnudo al caer el edredón con el que intentaba taparse.

Ella se paralizó al ver su sonrisa con dos colmillos singulares que no dejaban de ser perfectos...


Escrito para: https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Noviembre 2014
Reto: Un escrito que contenga la frase: Tras el beso



Mirar la furia en tu mirada
con la que rompes mi ropa
y acaricias mi alma...

Tras aquel beso
que me desbarata
el tiempo y las ganas...
Detienes mi cuerpo contra la pared, 
y tras el beso dado
yo...luchando...

Sin compasión
exprimes mis entrañas...
con tus manos
y tus ganas...

Y ahí me quedo yo...
Luchando...
Por meter mi mano en tu pantalón...

miércoles, 3 de febrero de 2016


Escrito para https://asintotasblog.wordpress.com
Fecha: Octubre 2014
Reto: Un escrito que contenga la frase: Aceptó el reto y pulsó el botón rojo



Luca estaba tendido en la cama mirando una delgada línea en el techo que formaba alguna extraña figura, aún no podía terminar de ordenar la escena que acababa de presenciar.

Ella era tan hermosa y él... Él solo era él...

Como olvidar la caída de su pelo por la espalda o la manera en como se acomodaba los lentes una y otra vez, tal vez fue esa sonrisa que le regaló al darse cuenta que la había cachado pintándose los labios.

Él no lo sabía y ya se estaba imaginando como toparse de nuevo con ella.

Se levantó de un salto, refrescó su cara y decidió salir por la puerta de su apartamento no sin antes vaciar el Hugo Boss en su cuerpo...

Quién sabe... Ella puede estar esperándolo en el mismo lugar.

Con las ganas de volver a verla aceptó el reto y pulsó el botón rojo del ascensor para salir a su búsqueda...